"Se necesita valor para elegir la esperanza sobre el miedo", y nuestra querida Smiljka hizo exactamente eso, después de años de lucha valiente con un diagnóstico difícil, esclerosis múltiple progresiva primaria.

A pesar del diagnóstico grave, que en general implica expectativas y pronósticos poco optimistas, Smiljka decidió darles la espalda y luchar contra la "enfermedad con mil caras".

Antes de llegar a la Clínica Glavic, Smiljka luchó a diario con dolor progresiva y con opresión en la pierna izquierda, lo que le provocó una marcha insegura y miedo a caerse, lo que al final le hizo depender de otras personas o objetos para caminar.

Sin embargo, gracias a su enorme voluntad en mejorar su estado y su persistencia junto con las horas que pasó haciendo ejercicios en varios aparatos robóticos siguiendo el concepto GLARTH, los síntomas y rápida progresión de esta enfermedad  comenzaron a estancarse.

Hoy Smiljka es independiente en sus actividades diarias y puede caminar de forma independiente, sin ninguna ayuda adicional.





Muchísimas gracias a nuestra querida Smiljka por otra historia exitosa de nuestros pacientes con esclerosis múltiple y su valiente lucha. Esta historia demuestra una vez mas que incluso las enfermedades y previsiones más graves pueden ser derrotadas con la ayuda de la rehabilitación robótica.

Con esto, Clínica Glavic se ha unido a los exitosos resultados de los especialistas italianos que han estado realizando investigaciones a largo plazo sobre los éxitos de la terapia de marcha asistida por robot en pacientes con esclerosis múltiple progresiva.